Sin categoría

La planta de agua pesada a la vanguardia de la investigación

En los ’70 fue concebido como parte del plan nacional de producción de energía nuclear. El proyecto se frustró, pero derivó en un instituto con fuerte capacitación y recursos que se abren a nuevas áreas del conocimiento, con aplicación directa en desarrollos estatales y productivos. El INGAR, Instituto de Desarrollo y Diseño, celebra el próximo 8 de septiembre 40 años de vida en Santa Fe.

Es el primer instituto del país que se articula bajo dependencia conjunta del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). En sus inicios fue pensado como propulsor del desarrollo del país, con capacidad para participar de proyectos industriales y generar tecnología innovadora. Siguiendo esa visión, hoy se consolida como un referente en las áreas de Ingeniería de Procesos y de Informática aplicada.

Como empezó El año 1980 es la fecha oficial de creación del Instituto, pero su gestación debe rastrearse en la década del 70, tiempos en que en la ciudad se consolidaba -de mano del CONICET y la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA)- el proyecto: Planta Modelo Experimental de Agua Pesada, desarrollo que formaba parte del plan nacional de producción de energía nuclear.

«Este proyecto fue de singular importancia por su carácter estratégico para nuestro país, así como por su alto valor tecnológico, y permitió adquirir una experiencia valiosa en el desarrollo y diseño de procesos y en las diferentes etapas de ejecución de un proyecto de envergadura», recuerda el Dr. Ramón Cerro, primer director del instituto. Luego de la licitación para la construcción de la Planta Experimental en 1979, sumada a vaivenes políticos de la época, la gente que participaba en el proyecto no tenía en claro cuál sería su futuro. No obstante, agrega el Dr. Cerro, «era necesario consolidar el conocimiento y las capacidades adquiridas».